Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

El Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno del desarrollo neurológico que se inicia en la infancia y afecta a la conducta. En función de los síntomas predominantes en el niño, podemos decir que hay tres tipos de TDAH:

  • Inatento (falta de atención)
  • Hiperactivo-impulsivo
  • Combinado (cumple con sintomatología de los dos tipos a la vez)

¿Qué síntomas presenta el TDAH?

El TDAH se caracteriza por un aumento excesivo de impulsividad, hiperactividad, así como dificultad para mantener la atención en una actividad durante un periodo de tiempo continuado.

Con más detalle, los síntomas que se presentan son:

Desatención

  • Frecuente incapacidad para prestar atención a los detalles, junto a errores por descuido en las labores escolares.
  • Frecuente incapacidad para mantener la atención en las tareas o en el juego.
  • A menudo aparenta no escuchar lo que se le dice.
  • Imposibilidad persistente para cumplir las tareas escolares.
  • Disminución de la capacidad para organizar tareas y actividades.
  • A menudo evita o se siente marcadamente incómodo ante tareas tales como los deberes escolares que requieran un esfuerzo mental mantenido.
  • A menudo pierde objetos necesarios para sus tareas o actividades, tales como material escolar, libros, lápices, juguetes o herramientas.
  • Se distrae fácilmente ante estímulos irrelevantes.
  • Con frecuencia es olvidadizo en el curso de las actividades diarias.

Hiperactividad

  • A menudo mueve en exceso manos o pies, o se levanta de su asiento.
  • A menudo abandona su asiento en la clase o en otras situaciones en que se espera que permanezca sentado.
  • A menudo corre o salta excesivamente en situaciones en las que es inapropiado hacerlo
  • Con frecuencia muestra inquietud con movimientos de manos o pies o removiéndose en su asiento.
  • A menudo corretea o trepa en exceso en situaciones inapropiadas (en adolescentes o adultos suele limitarse a sentimientos subjetivos de inquietud).
  • A menudo tiene dificultades para jugar o dedicarse tranquilamente a actividades de ocio.
  • A menudo “está en marcha o suele actual como si tuviera un motor”.
  • A menudo habla en exceso.
  • Es, por lo general, inadecuadamente ruidoso en el juego o tiene dificultades para entretenerse tranquilamente en actividades lúdicas.
  • Persistentemente exhibe un patrón de actividad motora excesiva que no es modificable sustancialmente por los requerimientos del entorno social.

Impulsividad

  • A menudo precipita respuestas antes de haber sido completada la pregunta.
  • A menudo tiene dificultades para guardar turno.
  • A menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros (por ejemplo, se entromete en juegos o conversaciones).
  • Con frecuencia hace exclamaciones o responde antes de que se le hagan las preguntas completas.
  • A menudo es incapaz de guardar un turno en las colas o en otras situaciones de grupo

¿Cuáles son las causas del TDAH?

Factores genéticos. Los estudios llevados a cabo con familias, gemelos y niños adoptados muestran una alta prevalencia de origen genético. La probabilidad de presentar el trastorno es mayor si algún progenitor está afectado, esto es, que el padre o la madre tengan TDAH multiplica por 8,2 el riesgo de padecer el trastorno (Soutullo y Díez, 2007).

Factores neuroanatómicos y fisiológicos. Las teorías explicativas neuroquímicas describen como origen de las disfunciones en el TDAH a un fallo en el desarrollo de los circuitos cerebrales del córtex prefrontal, los ganglios basales y el cerebelo, lo que provoca fallos en el sistema ejecutivo del cerebro y de los mecanismos de inhibición y autocontrol.

Factores ambientales. En el TDAH se registran diferentes factores ambientales que afectan a su aparición. Así pues, la desnutrición materna y feto-materna, el abuso por parte de la madre de tabaco, alcohol y drogas durante la gestación y el mal control obstétrico pueden influir en la presentación del TDAH .

¿En qué consiste el tratamiento del TDAH?

En nuestro centro, el tratamiento que ofrecemos a las familias se estructura en torno a un modelo sistémico, es decir, estamos en permanente contacto con la familia y el centro educativo, tanto en la fase inicial de diagnóstico como a lo largo de todo el proceso, con el objetivo de ofrecer pautas psicoeducativas y de conducta que ayuden al niño o adolescente a reforzar los avances producidos, basadas en terapias como la de conducta, entrenamiento para los padres, terapia cognitiva , entrenamiento en habilidades sociales, neurofeedback y biofeedback.

Consúltanos y te informaremos sin compromiso!

Primera sesión informativa gratuita. Pide tu cita en el 670 245 485 y 685 149 858

Nombre *

E-mail *

Número de teléfono*

Asunto

Mensaje

Llámanos: 670 245 485 | 685 14 98 58

anallopis5Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)