Acoso escolar

El acoso escolar o bullying es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre estudiantes de forma reiterada a lo largo del tiempo.

La prevalencia del acoso escolar se ha acentuado con la utilización de las redes sociales, denominado ciberacoso o ciberbullying, con una mayor incidencia entre los jóvenes de 11 a 14 años y con una prevalencia que se mantiene en tasas estables de entre el 10 y el 15% durante los últimos 10 años, según el informe “Ciberacoso. Aproximación a un estudio comparado: Latinoamérica y España”, elaborado por Albert Clemente, profesor de la Universidad Internacional de Valencia (VIU).

Síntomas

Es importante que los padres estén pendientes si predomina en el niño o adolescente los siguientes síntomas

        • Cambios en el comportamiento del niño, variaciones inexplicables de estados de ánimo: tristeza, aislamiento personal, aparición de comportamientos no habituales, cambios en su actitud, poco comunicativo, lágrimas o depresión sin motivo aparente.
        • Cambios de humor.
        • Llanto o irritabilidad.
        • Pesadillas, inestabilidad en el sueño y/o el apetito.
        • Dolores somáticos, dolores de cabeza, de estómago, vómitos, etc.
        • Si pierde (le roban) o se deterioran frecuentemente sus pertenencias escolares o personales, como gafas, mochilas, libros, estuche, etc.
        • No quiere acudir a excursiones, visitas u otras actividades escolares.
        • Se niega o protesta a la hora de ir al colegio.
        • Va perdiendo las relaciones con los compañeros por el aislamiento social que va teniendo.
        • Evidencias físicas de violencia y de difícil explicación: moratones, cortaduras o rasguños cuyo origen el niño no alcanza a explicar; ropa rasgada o estropeada, objetos dañados o que no aparecen.
        • Variaciones del rendimiento escolar, con pérdida de concentración y aumento del fracaso.

Consecuencias

Tanto la detección temprana como la prevención son muy importantes para que las víctimas no sufran las graves consecuencias que produce el bullying. Estas situaciones pueden desencadenar, entre otros, estados de depresión, ansiedad, baja autoestima, trastornos fóbicos, bajo rendimiento o fracaso escolar. En casos extremos pueden llegar a cronificarse con la posible aparición de pensamientos suicidas.

Intervención con el niño o adolescente y la familia

En nuestro centro te ofrecemos asesoramiento, orientación y un tratamiento personalizado para cada niño o adolescente en función de la situación que se esté produciendo. Este tratamiento también se extiende a las familias para que puedan tener estrategias que ayuden a sus hijos a conseguir superar con éxito el acoso que sufren, así como prevenir estos comportamientos en un futuro.

Consúltanos y te informaremos sin compromiso!

Primera sesión informativa gratuita. Pide tu cita en el 670 245 485 y 685 149 858

Nombre *

E-mail *

Número de teléfono*

Asunto

Mensaje

Llámanos: 670 245 485 | 685 14 98 58

anallopis5Acoso escolar